Text

jamietheignorantamerican:

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

I’ll always be there for you.

Because that’s what friends are for.

Photo

(Source: icanread, via ohsnapitsanj)

Photo

(Source: minigag)

Tags: life reality
Photo

(Source: makemestfu)

Tags: hurt reality
Photo

(Source: melicidad, via srnosecuanto)

Tags: reality
Photoset
Tags: reality
Photo
no-te-escondo-nada:

Antes de hacer el primer corte recuerda… te va a gustar. La sangre y el dolor te serán adictivamente liberadores… Incluso aunque pienses que sólo vas a hacerte unos cortes diminutos, que no serán profundos y se curarán fácilmente… Poco a poco se harán más profundos… Dejarán marca. A veces pasarán meses para curarse y años para que las cicatrices se desvanezcan.
Si crees que te vas a limitar a cortarte en una sola área de tu cuerpo… piénsalo de nuevo… Cuando no tengas más espacio, te extenderás a otras partes… Debes estar listo para alejarte de otros y vivir en un estado de vergüenza constante. Incluso si eres la persona más honesta sobre la tierra… Te descubrirás mintiéndole a la gente que amas.Te apartarás de tus amigos cuando te toquen, como si tuvieran las manos llenas de veneno… Te aterrorizará que sientan algo bajo la tela de tu blusa o camisa, o simplemente porque es demasiado doloroso que te toquen.Debes estar listo para tratar de mantener el control al no saber qué tan grave será el próximo corte… Sólo tienes que esperar para que 10 cortes se conviertan en 100… Alístate para que tu vida entera gire alrededor del pensamiento de cortarte y cubrir tus heridas…Y sólo espera hasta que llegue la primera vez que te cortes “demasiado profundo”… Y te asustes porque la sangre no para… y no puedas dejar de temblar… Te viene un ataque de pánico y te desesperas por no poder decirle nada a nadie. Entonces te sientes más solo… Rezas para que estés bien, al tiempo que juras que nunca más te cortarás tan profundamente… pero lo volverás a hacer…Despreocúpate, aprenderás a cuidar tus heridas de forma que cada vez sean más y más profundas y evites las salas de emergencia. Te engañarás a ti mismo y te justificarás cuando tengas que gastar grandes cantidades de dinero en cremas, ungüentos, esparadrapo, etc… cada vez que vas a la farmacia. Sentirás latir tu corazón cada vez que te acerques al mostrador para pedir tus medicamentos… Tiritas para cerrar las heridas, 2 o 3 antibióticos, cicatrizantes… Te impacientarás porque avance la fila, al tiempo que nadie se preocupa o te pregunta para qué compras todas esas cosas…Y al mismo tiempo en secreto esperarás que alguien lo note… alguien que esté de pie a tu lado pidiendo exactamente las mismas provisiones… alguien que te entienda… (pero por supuesto, eso nunca pasa).Medicamentos no será en lo único en que gastarás tu dinero. Prepárate para tener que comprar un nuevo guardarropa. Blusas y camisas de manga larga, pulseras, cintas, muñequeras, guantes… la lista sigue y sigue.Empezarás a ver a todos de un modo distinto. Disimuladamente revisarás sus cuerpos buscando algún indicio de auto-agresión  solamente esperando encontrar a alguien igual que tu para no sentirte tan terriblemente solo.Se volverá costumbre, al tiempo que no te darás cuenta cuando inconscientemente exploras con tu vista sus muñecas y brazos… esperando que sean iguales a los tuyos… (pero no lo son). Verás sus brazos limpios de cicatrices y te avergonzarás y te sentirás más solo.Empezarás a hacer muchas cosas solo. Lavando tu ropa en privado para que nadie note las manchas de sangre… tendrás que andar limpiando sangre… del baño, del teclado del ordenador… Llegarás al punto en que no serás capaz de aguantar un solo día sin cortarte.Cuando menos te des cuenta, estarás en un baño público cortándote o picándote las cicatrices con una navaja o aguja que guardas para “casos de emergencia”… Cuando necesites desesperadamente hacerte algo, cualquier instrumento se convertirá en tu arma: tijeras, llaves, una aguja, un clip… hasta un lápiz o lapicero. No importa lo que sea, si de verdad sientes la necesidad, encontrarás algo.Despídete de las cosas que diste por sentado, como usar pantalones cortos o sandalias o tops. Un día de verano normal, en una playa o piscina, se convertirá en un recuerdo para ti.Prepárate para rascarte. Porque las cicatrices picarán… picarán, tanto que parecerá que tienes pulgas o alguna alergia en la piel.Te volverás experto en tu cuerpo, al tiempo que lo destruyes cuidadosamente. Soñarás con cortarte, soñarás con que todo el mundo se da cuenta de lo que haces. Esto te atormentará día y noche y tomará control de tu vida. Lamentarás haber hecho aquel primer corte, porque al mismo tiempo que lo odias, lo necesitas y no puedes vivir sin ello…”…afortunadamente esto se supera…(con mucho trabajo eso sí)…pero atención a las recaídas…

no-te-escondo-nada:

Antes de hacer el primer corte recuerda… te va a gustar. La sangre y el dolor te serán adictivamente liberadores… Incluso aunque pienses que sólo vas a hacerte unos cortes diminutos, que no serán profundos y se curarán fácilmente… Poco a poco se harán más profundos… Dejarán marca. A veces pasarán meses para curarse y años para que las cicatrices se desvanezcan.

Si crees que te vas a limitar a cortarte en una sola área de tu cuerpo… piénsalo de nuevo… Cuando no tengas más espacio, te extenderás a otras partes… Debes estar listo para alejarte de otros y vivir en un estado de vergüenza constante. Incluso si eres la persona más honesta sobre la tierra… Te descubrirás mintiéndole a la gente que amas.
Te apartarás de tus amigos cuando te toquen, como si tuvieran las manos llenas de veneno… Te aterrorizará que sientan algo bajo la tela de tu blusa o camisa, o simplemente porque es demasiado doloroso que te toquen.
Debes estar listo para tratar de mantener el control al no saber qué tan grave será el próximo corte… Sólo tienes que esperar para que 10 cortes se conviertan en 100… Alístate para que tu vida entera gire alrededor del pensamiento de cortarte y cubrir tus heridas…
Y sólo espera hasta que llegue la primera vez que te cortes “demasiado profundo”… Y te asustes porque la sangre no para… y no puedas dejar de temblar… Te viene un ataque de pánico y te desesperas por no poder decirle nada a nadie. Entonces te sientes más solo… Rezas para que estés bien, al tiempo que juras que nunca más te cortarás tan profundamente… pero lo volverás a hacer…
Despreocúpate, aprenderás a cuidar tus heridas de forma que cada vez sean más y más profundas y evites las salas de emergencia. Te engañarás a ti mismo y te justificarás cuando tengas que gastar grandes cantidades de dinero en cremas, ungüentos, esparadrapo, etc… cada vez que vas a la farmacia. Sentirás latir tu corazón cada vez que te acerques al mostrador para pedir tus medicamentos… Tiritas para cerrar las heridas, 2 o 3 antibióticos, cicatrizantes… Te impacientarás porque avance la fila, al tiempo que nadie se preocupa o te pregunta para qué compras todas esas cosas…
Y al mismo tiempo en secreto esperarás que alguien lo note… alguien que esté de pie a tu lado pidiendo exactamente las mismas provisiones… alguien que te entienda… (pero por supuesto, eso nunca pasa).
Medicamentos no será en lo único en que gastarás tu dinero. Prepárate para tener que comprar un nuevo guardarropa. Blusas y camisas de manga larga, pulseras, cintas, muñequeras, guantes… la lista sigue y sigue.
Empezarás a ver a todos de un modo distinto. Disimuladamente revisarás sus cuerpos buscando algún indicio de auto-agresión  solamente esperando encontrar a alguien igual que tu para no sentirte tan terriblemente solo.
Se volverá costumbre, al tiempo que no te darás cuenta cuando inconscientemente exploras con tu vista sus muñecas y brazos… esperando que sean iguales a los tuyos… (pero no lo son). Verás sus brazos limpios de cicatrices y te avergonzarás y te sentirás más solo.
Empezarás a hacer muchas cosas solo. Lavando tu ropa en privado para que nadie note las manchas de sangre… tendrás que andar limpiando sangre… del baño, del teclado del ordenador… Llegarás al punto en que no serás capaz de aguantar un solo día sin cortarte.
Cuando menos te des cuenta, estarás en un baño público cortándote o picándote las cicatrices con una navaja o aguja que guardas para “casos de emergencia”… Cuando necesites desesperadamente hacerte algo, cualquier instrumento se convertirá en tu arma: tijeras, llaves, una aguja, un clip… hasta un lápiz o lapicero. No importa lo que sea, si de verdad sientes la necesidad, encontrarás algo.
Despídete de las cosas que diste por sentado, como usar pantalones cortos o sandalias o tops. Un día de verano normal, en una playa o piscina, se convertirá en un recuerdo para ti.
Prepárate para rascarte. Porque las cicatrices picarán… picarán, tanto que parecerá que tienes pulgas o alguna alergia en la piel.
Te volverás experto en tu cuerpo, al tiempo que lo destruyes cuidadosamente. Soñarás con cortarte, soñarás con que todo el mundo se da cuenta de lo que haces. Esto te atormentará día y noche y tomará control de tu vida. Lamentarás haber hecho aquel primer corte, porque al mismo tiempo que lo odias, lo necesitas y no puedes vivir sin ello…”
…afortunadamente esto se supera…
(con mucho trabajo eso sí)
…pero atención a las recaídas

(Source: algodon-de-azucaar, via algodon-de-azucaar)

Tags: reality hurt
Photo
oceansongs:

Economic Hitmen

oceansongs:

Economic Hitmen

(Source: systematicgenocide)

Tags: reality
Photo

(Source: makemestfu)

Tags: reality
Photo
Tags: reality life
Photo
Tags: saying reality
Photo

(Source: makemestfu)

Tags: reality
Photo
Tags: reality
Photo
Tags: reality
Photo
Tags: reality